Afíliate Ahora login

Inicie sesión aquí

Producción minera de Perú "ha retornado a su nivel previo a la pandemia"

A casi un año de que Perú aplicara severas restricciones para frenar el COVID-19, que frenó al sector minero entre marzo y abril, en que se mantuvo solo operaciones críticas, la producción ha retornado a los niveles prepandémicos. 

Víctor Gobitz, titular del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú, que también es presidente ejecutivo de la minera Antamina, dijo a BNamericas que las restricciones representaron pérdidas de hasta US$6.000 millones.

El ejecutivo también afirmó que la industria minera está preparada para la segunda ola de coronavirus, pues las empresas han invertido decenas de millones de dólares para enfrentar la nueva normalidad

BNamericas: ¿Cómo está el sector minero luego de la paralización del año pasado?

Gobitz: En términos generales, el sector minero tuvo unos dos meses de menor producción en el año 2020, eso es algo que no se puede recuperar. Al momento, la producción minera ha retornado a su nivel previo a la pandemia. 

BNamericas: Es decir, ¿la producción de todos los minerales volvió a los niveles prepandémicos?

Gobitz: En términos generales sí, y un tema importante es que el precio de los metales es mejor que antes de la pandemia, pues hay una recuperación del mercado asiático, fundamentalmente China, que fue el primer país afectado por la pandemia, y tiene un déficit en metales. China requiere cobre y zinc y eso explica los precios de estos dos metales.

Adicionalmente, la crisis sanitaria a nivel global trajo una recesión muy grande y muchos países aplicaron políticas de expansión monetaria para enfrentarla. Ahora, una parte importante de los excesos de liquidez se está yendo a los metales preciosos como el oro y la plata, lo cual también es importante.

BNAmericas: ¿Cuánto se perdió a propósito de las restricciones del año pasado?

Gobitz: Todavía no tenemos una cifra cerrada, pero se estima que la pérdida de producción fue de entre US$5.000mn y US$6.000mn. 

Del PBI minero, 50% es cobre, 30% es oro y el resto metales como el plomo, zinc, plata y estaño.

Las minas a tajo abierto tuvieron la oportunidad de reiniciar antes pues son más intensivas en equipo que en mano de obra; las minas subterráneas, por el contrario, emplean más mano de obra que equipo y tuvieron más dificultades.

BNamericas: ¿Cuánto tuvieron que invertir en promedio las empresas mineras para adecuar sus instalaciones, aplicar pruebas y otros aspectos para enfrentar la pandemia? 

Gobitz: Cada empresa tiene su inversión en esos aspectos. El nuevo protocolo sanitario supone una cifra importante de mayores costos y mayores inversiones, dependiendo la dimensión de la compañía.

En términos generales, por ejemplo las empresas de gran dimensión y medianas han gastado decenas de millones de dólares, no puedo hablar de centenas pero sí decenas de millones de dólares para poder enfrentar la nueva normalidad.

BNamericas: Tras este primer año con la pandemia, ¿está la industria minera preparada para la segunda ola de coronavirus?

Gobitz: Ha habido un aprendizaje importante. El sector minero siempre se ha caracterizado por tener una plataforma y sistemas de gestión de salud ocupacional, seguridad industrial y gestión ambiental muy maduros.

A esos tres sistemas se tuvo que añadir un cuarto: la gestión sanitaria.

Obviamente las empresas tienen protocolos sanitarios, equipos y políticas de seguridad y pruebas que permiten tener un nivel de precisión bastante alto en la detección del virus. 

Todo este aprendizaje ha permitido que la industria siga operando y retome sus niveles de producción, a pesar de que el país aún enfrenta el coronavirus. 

En esta segunda ola la industria minera ha aprendido a dialogar con el gobierno y puede demostrar que los protocolos que estableció permiten seguir operando.

Al inicio de la pandemia hubo un gran desconocimiento de cómo enfrentar el tema.

BNamericas: En este contexto de la pandemia, ¿qué papel ha jugado la tecnología y qué rol tendrá de aquí en adelante?

Gobitz: Ese es el lado positivo de esta crisis, que nos ha demostrado que la tecnología se puede implantar y que permite levantar la productividad. 

Hay una serie de actividades, de servicios que se pueden hacer de manera remota y eso se ha acelerado como consecuencia de la pandemia.

Hay un montón de transacciones que se hacen de manera remota con la misma calidad y seguridad de antes; eran tecnologías que estaban ahí, pero el sentido de urgencia lo generó la pandemia.

BNamericas: ¿En qué estado se encuentra la automatización o el uso de camiones autónomos en la industria minera peruana?

Gobitz: Siempre habrá dificultades cuando se inicie una operación nueva; automatizar un proyecto nuevo es más sencillo, pues el proceso se diseña desde su inicio; en una operación en marcha este puede ser más complejo.

Actualmente hay equipos de primera y segunda generación: Todavía no es una tecnología totalmente robusta a prueba de errores, pero ya hay tecnología de operación remota de equipos de operación autónoma y en algunos casos ya las empresas mineras están experimentado con eso. 

Sin embargo, en la industria minera no es lo mismo automatizar un equipo de perforación que automatizar uno que está en movimiento permanente, como puede ser una pala o un camión.

Habrá viento de cola, pero la tecnología ya está presente. Será más fácil implementarla en proyectos nuevos y un poquito más complejo en operaciones del sistema.

X

X

Ingrese sus datos aquí

X

Recuperar Contraseña

X

Recuperar Contraseña

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 276 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ha ocurrido un error al iniciar sesión

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 276 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra

X