Afíliate Ahoralogin

Inicie sesión aquí

El IIMP, un gran promotor de la transformación digital de la minería peruana

La minería no es la misma de hace 50 años y tampoco será la misma de hoy dentro de los próximos 50 años. Como el hombre en la Luna en 1969, hoy el sector minero peruano ha dado un pequeño paso, pero un gran salto a la vez hacia una nueva era, una más interconectada, más automatizada y más digitalizada. Un futuro que ya no se presume tan lejano y al que vamos sin boleto de regreso. Ese es el destino de la actividad extractiva.

El Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP) ha hecho suya la misión de comunicar las oportunidades y retos de la transformación digital en cada actividad oficial, presencial o virtual, obteniendo el respaldo del público y renovando el compromiso de ser un portavoz activo de la evolución del sector. Este año no ha sido la excepción. A continuación nombramos algunas de las ponencias más recientes sobre las nuevas tendencias en minería.


Avances de la minería 4.0

En el marco del Programa de Soporte Intergeneracional del IIMP, una iniciativa centrada en acercar mucho más a las distintas generaciones de la gran familia minera para contrastar ideas e enriquecer experiencias en torno al sector, el Ing. Fernando Valdez Nolasco dictó una conferencia magistral para charlas sobre el presente y las perspectivas de la transformación digital en la industria minera del Perú.

Con casi 30 años de trayectoria en el sector, el ingeniero de minas observa que en la actualidad existe mucha confusión con respecto a los términos y acepciones que puede englobar el universo de la transformación digital. En su criterio, este concepto se aboca a la estrategia de la organización para alcanzar dos pilares fundamentales: aumentar el valor diferencial con enfoque en el cliente y generar sostenibilidad para la reinvención del modelo de negocio.

Y contrario a lo que muchos creen, aclara que la estrategia de transformación digital no debe ser entendida como la compra de ordenadores más potentes y software, el almacenamiento de datos en la nube o la instalación del ERP o CRM. Todo lo contrario. Estos son solo los medios o herramientas que permiten llegar a la estrategia digital, un concepto totalmente distinto y que hace referencia al uso de la tecnología para mejorar el rendimiento empresarial, ya sea creando nuevos productos o reimaginando los procesos actuales.

La transformación digital de una organización, añade el especialista, trasciende a cuatro grandes dimensiones: personas y cultura, procesos y tecnología, experiencia del cliente y modelo de negocio. Y este último caso, ejemplifica que en la minería, el valor diferencial y sostenibilidad del negocio radican en aspectos como el medioambiente, la seguridad, la responsabilidad social y la ética, principalmente.

En el ámbito de los procesos y tecnología, precisa que la digitalización y automatización, aunque muchas veces empleados como dos términos iguales, son totalmente distintos. La primera, según Fernando Valdez, busca optimizar los costos de infraestructura y generar datos para predecir los resultados del negocio. En tanto, la segunda consiste en establecer conexión con plataformas de negocios de servicios y socios y aumentar la productividad de los equipos con móviles o dispositivos seguros. Ambos, tanto la digitalización como la automatización, deberán llevar a la construcción de nuevas apps y experiencias.

Frente a los temores de que la tecnología pueda reemplazar al hombre en puestos de trabajo en la minería, Fernando Valdez calificó de infundadas estas aseveraciones y exhortó a los profesionales a seguir capacitándose pues hoy la minería no es sufrimiento ni fuerza bruta; es innovación y capacitación constante. “La transformación digital no va a quitar trabajos. El mantenimiento de los equipos, por ejemplo, seguirá siendo realizado por personas preparadas. El avance de la tecnología nos obliga a perfeccionar nuestras habilidades técnicas. Y en la medida en que nos eduquemos más, las opciones de trabajo estarán aseguradas”.

Para el ingeniero, la creencia de que la minería en el Perú lleva años de retraso con respecto a la de Chile, es descabellada. A juicio suyo, hoy existen experiencias exitosas de aplicaciones de robótica y realidad virtual en el sector extractivo del país que no envidiarían para nada a Codelco. “El futuro de la transformación digital lo estamos viviendo ahora. Las herramientas ya están aquí, solo debemos ser creativos en su implementación”, reforzó.

Otra de las aplicaciones tecnológicas, acota, es el machine learning, una solución de la inteligencia artificial que dota de algoritmos complejos a los ordenadores para identificar patrones en una amplia base de información y elaborar predicciones de comportamiento o resultados en distintas áreas de la mina. Hudbay Minerals, uno de sus usuarios, ha llevado esta herramienta a su planta concentradora para evaluar distintas funciones como la molienda, según versiona Fernando Valdez.


Una minería más inteligente

De igual manera, en el Encuentro Minero del IIMP, un segmento dedicado a debatir e intercambiar puntos de vista sobre la investigación e innovación en la minería, se reunieron Jorge Lozano y Jean Pierre Mandujano, ambos representantes de Deep Pit Technology, para reportar el avance de la inteligencia artificial y desmenuzar sus implicancias en la minería.

Jorge Lozano asiente que la pandemia, bien o mal, aceleró la digitalización de la minería, contribuyendo a mejorar los protocolos de seguridad, incrementar el valor del negocio y reducir los costos asociados, a través de la integración y esquematización de la data. “Desde que las grandes empresas mineras comenzaron a operar en el Perú, tuvieron siempre una estrategia de expansión o consumo de recursos, pero no de digitalización”.

Al ser una organización conformada por distintas áreas funcionales, con una voluminosa carga informativa y requerimientos propios en cada una de ellas, la minería requiere utilizar adecuadamente toda esta data para convertirla en conocimiento y gatillar una acción, con el propósito de elevar los estándares de seguridad, producción, costos y sostenibilidad.

Partiendo de este diagnóstico, el especialista considera como una oportunidad la digitalización del negocio, lo que ayudará a democratizar las decisiones y a compartir las necesidades de todas las áreas para solucionar sus problemas de forma integrada.

“Los planes mineros actualmente son estáticos y reciben inputs en hojas de Excel. Este tipo de planes no es robusto ni sustentable ni agrega valor significativo a la empresa y menos aún lo hará en épocas tan difíciles como la pandemia. Si se hubiera tenido un plan estratégico que evidencie posibles fallas, las minas no habrían perdido tanto dinero”, infiere.

Por su parte, Jean Pierre Mandujano, compara que, así como un humano, la minería también puede realizar procesos inteligentes de aprendizaje en tiempo real a partir de la aplicación del machine learning y deep learning, dos herramientas de la inteligencia artificial con los que se puede extraer de toda la data acumulada los conocimientos más importantes para la mejor toma de decisiones en materia de productividad, seguridad, costos, etc.

Apelando a esa misma inteligencia, es que hoy los humanos se asocian y conviven para encontrar soluciones que beneficien al colectivo. Y esto también se puede reproducir con el apoyo de la inteligencia artificial para integrar a las distintas áreas inconexas de la empresa, con el propósito de recopilar datos relevantes para el análisis, descubrir patrones útiles y desconocidos, y compartir el conocimiento a la alta dirección para la toma de decisiones en favor de la organización.

En ese sentido, ejemplifica que el mineral extraído sale de la mina hacia la planta chancadora y entre ambos ocurren varias operaciones en el transcurso de pasar de un área a otra. En este punto, se debe definir un input y output para realizar operaciones en medio, aprender del proceso y predecir su comportamiento.

“Con la inteligencia artificial, es posible integrar el conocimiento de las áreas de mina y planta, analizar información masiva para aprender del pasado, predecir en tiempo real para la planificación y minimizar riesgos, y tomar decisiones estratégicas con base en datos”, aduce.


Digitalización de Las Bambas

Rumbo a PERUMIN 35, evento virtual de antelación a la mayor Convención Minera en nuestro país, fue otra de las citas para conocer el caso de Las Bambas y la transformación digital aplicada al control geotécnico, el cual fue expuesto por José Antonio Ardito, superintendente de Geotecnia e Hidrogeología de la compañía minera afincada en Apurímac.

El control geotécnico en una mina de tajo abierto es crítico, pues se enfoca en mantener las condiciones operativas seguras para proteger al personal y equipo, notificar con anticipación las potenciales zonas de terreno inestable, analizar cualquier mecanismo de inestabilidad en taludes, evaluar el diseño del talud luego de su excavación y maximizar la extracción del mineral de manera segura.

En el pasado, Las Bambas padecía las ineficiencias de su sistema de control geotécnico tradicional, en razón de su mayor riesgo, menor control, mayor costo operativo, falta de integración y falta de confiabilidad. En estas condiciones, era difícil esperar resultados positivos. “Era un sistema de control fragmentado y le faltaban piezas”, confiesa Ardito.

El apremiante desafío de encontrar una solución a sus taras tecnológicas, obligó a la empresa a evaluar propuestas y optar por la más razonable, tiempo después: el proyecto de sistema de control automatizado e integrado para el monitoreo geotécnico de taludes. Su aplicación otorgó mayor seguridad, redujo costos y optimizó el uso de activos en el tratamiento de datos y su consiguiente reportabilidad.

A partir de los radares, inclinómetros, piezómetros, extensómetros, acelerógrafos, equipos satelitales y sistemas robotizados, y otros instrumentos instalados en o alrededor de la mina, presa de relaves o desmontera, fue posible recabar datos para luego derivarlos y procesarlos en la plataforma de monitoreo geotécnico, y así tomar decisiones de forma inmediata.

Si bien la tecnología ha respondido correctamente a las expectativas de la empresa, esta todavía es perfectible. Ardito reconoce que el sistema de monitoreo geotécnico aún puede mejorar en aspectos de calidad, cantidad y procesamiento de datos, así como en la integración de equipos de diferentes proveedores.

Bajo el paraguas de la red LTE 4G y su amplísima banda ancha, opera el sistema automatizado e integrado para el control geotécnico y otras soluciones virtuales de alta complejidad, con lo que se apertura infinitas posibilidades para hacer de Las Bambas una mina interconectada, ergo, con mayor cobertura inalámbrica, conexión más eficiente, procesos digitalizados y comunicación segura y confiable.

De esta manera, según Ardito, la red LTE habilita mayor cobertura para la colocación de más instrumentos de campo conectados en línea, mayor capacidad de comunicación para las aplicaciones de usuario final, mayor volumen de datos recolectados campo para la analítica avanzada, y permanente disposición de datos de campo para la operación remota y segura. 

X

X

Ingrese sus datos aquí

X

Recuperar Contraseña

X

Recuperar Contraseña

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 276 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ha ocurrido un error al iniciar sesión

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 276 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra

X